Archivo del sitio

Los eurocódigos ya se pueden descargar

eu_edictofgovernment

Con el fin de promover la educación pública y la seguridad pública, justicia igual para todos, una ciudadanía mejor informada, el estado de derecho, el comercio mundial y la paz mundial, estos documentos legales quedan disponibles sobre una base no comercial, ya que es el derecho de Todos los seres humanos de conocer y hablar con las leyes que los rigen.

Es de sentido común, pero no siempre fue así.

Los eurocódigos se pueden descargar, de forma libre y gratuíta, desde law.resource.org y desde archive.org.

PD: Si alguien encuentra otro sitio desde el que se pueda descargar, por favor, que lo deje como comentario. Gracias. Lee el resto de esta entrada

Orgullo y satisfacción

Hoy me pongo una medalla

Hoy me pongo una medalla

Esta entrada no va de los Borbones, ni de las muletillas de sus discursos. Va de lo que se siente cuando un trabajo te sale redondo (o mejor dicho, le sale redondo a quien te lo encargó o a quien lo promueve):

Hace poco me llamaron para una estructura de una nave de hormigón prefabricado. El promotor quería que saliese barata. Y, aunque el arquitecto sabía que la casa de prefabricados le haría el cálculo de la estructura a montar, pensó que era conveniente llamar a alguien (yo) para que le asesorase a la hora de tomar una serie de decisiones a nivel de anteproyecto. Lee el resto de esta entrada

El precio justo

El promotor que quiere construir un edificio contratará el proyecto a un arquitecto para que busque una solución óptima en la relación calidad/precio del producto final que es el edificio. Además, es obligatorio por ley, de forma que han aparecido dos tipos de proyectos: Los que nacen de la primera voluntad de buscar el mejor edificio al mejor precio, y los que nacen de la segunda voluntad de cubrir el expediente que se exige para la obtención de licencia.  Ocurre algo parecido con los estudios geotécnicos

El arquitecto suele subcontratar fuera algunos de los trabajos que conforman el proyecto de ejecución. El cálculo de estructuras suele ser uno de éstos.

El precio justo

Calcular estructuras se parece mucho a concursar en "El precio justo"

El especialista en cálculo de estructuras se encargará de buscar la solución óptima, en la que la estructura sea lo más barata posible. Las reglas del juego son claras: La estructura tiene cumplir unos valores mínimos de resistencia, estabilidad y rigidez con el menor precio posible. Un buen trabajo se acercaría mucho al óptimo. Sin pasar el límite: Nunca se debe quedar por debajo de la seguridad exigible. Si se es poco riguroso se utiliza el eufemismo “del lado de seguridad” para justificar que el resultado es más seguro de lo estrictamente necesario, o dicho en otras palabras: No se acerca a este óptimo, está saliendo más caro. Lee el resto de esta entrada

¿Está el enemigo?

Miguel Gila en Antena 3 TV

¿Está el enemigo?
Que se ponga

Gila

En los últimos tiempos, he estado mandando e-mails a mi colegio profesional para intentar que mueva ficha en el disparate de la obligatoriedad de las normas UNE.

Debo reconocer que no he logrado gran cosa: Les he planteado tres preguntas.

  1. ¿Qué ha hecho el colegio?
  2. ¿Qué está haciendo?
  3. ¿Qué va a hacer?

De las dos primeras, sin contestar, sospecho que la respuesta es la misma: Nada. Y para la respuesta de la tercera, os adelanto que se ha iniciado una serie de contactos que ya veremos en qué acaba.

Como todos los e-mails del COAM tenían la típica coletilla de este correo es supersecreto, no se puede reproducir ni nada, sin permiso, organizaré el artículo como la típica actuación de Gila, en la que se le oía a él, y se imaginaba a su interlocutor:

Lee el resto de esta entrada

Un ordenador no puede suplir el conocimiento

Auto en Wall-e

La metáfora es clara...

This mission is too important for me to allow you to jeopardize it

HAL9000

En la ciencia ficción se dan varios ejemplos de cómo las máquinas llegan a perfeccionarse hasta tal punto, que nos acomodamos, y nos volvemos más torpes.

Y las máquinas acaban queriendo controlar nuestras vidas. O bien nosotros no nos atrevemos a controlar nuestras vidas por miedo a hacerlo peor de lo que lo haría una máquina.

El futuro ya está aquí.

Hay mil ejemplos de esta dependencia y de cómo nos aproximamos al humano bobo que no sabe nada y apenas podría vivir sin las máquinas. Hoy pondré uno que es el que da origen al artículo. Es un caso real, detrás hay una persona real, y mi crítica no va contra ese individuo. Podría ser cualquiera, no creo que sea un caso raro, ni más negado que muchos otros. Le mantendré en el anonimato: Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: