Archivo del sitio

Tupé bonzo

Johnny Roqueta es un personaje de Vaquer&T.P.Bigart

…Cuando abría a tope la válvula del gas, mi mechero parecía un lanzallamas. La última vez que lo había usado fue para quemar una china, así que lo llevaba en modo lanzallamas, pero lo había olvidado.

Entonces se acercó un rocker que me sacaba dos cabezas, con un tupé que le daba sombra desde la frente hasta los pies. Me pidió fuego.

Saqué el mechero y acercó su cara con el pitillo en la boca.

Cuando encendí el mechero, en modo lanzallamas, la punta de la llamarada tocó su tupé. Hubo un fogonazo, no veas como arde la laca, y se quedó sin tupé: Ridículo, con patillas del planeta de los simios y con toda la calva descubierta.

Pensé que me mataría, pero en vez de éso, se llevó las manos a la cara y se puso a llorar por el tupé perdido. Chinín y yo aprovechamos y salimos corriendo, volando bajo…

¡Nos meamos de risa!

Tocho, el malote de 2º de BUP

Me lo contó hace más de 20 años. Y hoy, después de apuntarme a hacer el bonzo, me he acordado del tupé ardiente… Lee el resto de esta entrada

Anuncios

#ComparteCultura

La recopilación de la lista original de #ComparteCultura es obra de @kurioso y está en #ComparteCultura.

P2P

La mejor forma de ejercer tu derecho a compartir con otros usuarios de la red es el P2P (Peer-to-Peer). El P2P sirve para intercambiar información de forma directa, sin intermediarios ni webs, entre dos o más usuarios de la red. De la misma forma que hace 30 años dejabas una casete ‘rulase’ entre los compañero de colegio, hoy se han optimizado las herramientas para ejercer exactamente el mismo derecho. Es una actividad legítima, no punible y que debe escapar del control de cualquier gobierno para que se garantice la neutralidad de Internet. Hasta desde el Ministerio de Cultura español, la SGAE, Moncloa, y desde el Senado lo han utilizado para bajar contenidos ‘protegidos’ con derechos de autor. Mediante un programa, o cliente, el usuario puede compartir su material cultural con otros usuarios dividiendo en paquetes esa información y alojándola en varios trackers (servidores anónimos) para que mediante un torrent (pequeño archivo con la dirección de esos paquetes) puedan descargárselos otros usuarios. De tal forma que para encontrar cualquier contenido cultural solo hace falta buscar estos pequeños archivos o, en adelante,  ‘torrents’. Algunos de los clientes torrents más conocidos son: Transmissionbt, Vuze, Utorrent, Bitcomet, Delunge, aMule, Bittorrent, Ares, Bitspirit, Faroo… También útiles los gestores de descargas directas como: Jdownloader, Flashget, Rapget, Internet download manager, Download Acelerator, Tucan o Cryptload. Algunos de los mejores buscadores de torrents:

Inminente aprobación de la ley Sinde

Ya comenté que no quería que el blog fuera un reflejo de lo contenido en otros blogs. Tampoco quería centrarme en esa actualidad tan candente que dos semanas después es olvidada. Pero hay ocasiones en las que hay que empujar un poquito a la historia, con la esperanza de que se cambie la trayectoria del mundo. Probablemente no sirva de nada, pero es muy desagradable ser sólo un espectador.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: