Archivo de la categoría: Economía

El precio justo

El promotor que quiere construir un edificio contratará el proyecto a un arquitecto para que busque una solución óptima en la relación calidad/precio del producto final que es el edificio. Además, es obligatorio por ley, de forma que han aparecido dos tipos de proyectos: Los que nacen de la primera voluntad de buscar el mejor edificio al mejor precio, y los que nacen de la segunda voluntad de cubrir el expediente que se exige para la obtención de licencia.  Ocurre algo parecido con los estudios geotécnicos

El arquitecto suele subcontratar fuera algunos de los trabajos que conforman el proyecto de ejecución. El cálculo de estructuras suele ser uno de éstos.

El precio justo

Calcular estructuras se parece mucho a concursar en "El precio justo"

El especialista en cálculo de estructuras se encargará de buscar la solución óptima, en la que la estructura sea lo más barata posible. Las reglas del juego son claras: La estructura tiene cumplir unos valores mínimos de resistencia, estabilidad y rigidez con el menor precio posible. Un buen trabajo se acercaría mucho al óptimo. Sin pasar el límite: Nunca se debe quedar por debajo de la seguridad exigible. Si se es poco riguroso se utiliza el eufemismo “del lado de seguridad” para justificar que el resultado es más seguro de lo estrictamente necesario, o dicho en otras palabras: No se acerca a este óptimo, está saliendo más caro. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Españistán

Estoy de vacaciones, así que como no voy a escribir nada nuevo, os dejo este vídeo, muy recomendable: Pequeña lección de historia reciente muy deprimente (el vídeo no, nuestra historia reciente).

Lee el resto de esta entrada

Análisis económico de la Zona Azul

La economía tiene un montón de cosas en común con el cálculo de estructuras. Al fin y al cabo, en un mundo capitalista la estructura óptima es la más barata. Pero hay otras cosas que son comunes a ambas disciplinas:

  1. Debemos utilizar cálculos matemáticos para escoger la opción más adecuada.
  2. Pretendemos optimizar algo con estos cálculos
  3. En muchos casos, los cálculos se obvian y se justifican las decisiones con una intuición mal asentada.
  4. Y en estos casos, se suelen cometer errores garrafales escogiendo la peor opción, tanto en estructuras como en economía.

Pongamos un ejemplo: Analicemos la opción de ser clientes de una compañía de telefonía con programa de puntos: La Zona Azul. Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: