Cuando el viento sopla

En el momento que el viento soplaba se oían los golpes de los tubos

En el momento que el viento soplaba se oían los golpes de los tubos

¿Seguro que el viento del CTE es excesivo?

Actualización de 9 de enero de 2014

Placa de anclaje

Placa de anclaje

A la mañana siguiente fui a ver cómo había quedado y a intentar entender qué había ocurrido. Encontré un toldo entero, sin ningún problema (estaba refugiado del viento, tras el edificio principal) y el otro toldo, roto, sin la lona. Con el antes y el después a pocos metros la autopsia era divertida. Va mi explicación:

Las placas de anclaje no tenían espesor o rigidizadores suficientes. No se habían rellenado con mortero sin retracción. Así que al empezar a soplar el viento, una de ellas no pudo aguantar y plastificó (a la mañana siguiente la deformación no había desaparecido, lo que traducido al diagrama de tensión deformación significa que había llegado al régimen plástico donde las deformaciones son grandes). Un borde tenía forma de V y el opuesto, de V invertida…

Unión

Unión sujeta sólo por un tornillo

Esta deformación de la placa permitió que la cuaderna que anclaba ahí girase. Por lo que la distancia entre la punta de esta cuaderna y sus vecinas aumentó lo suficiente para que el tubo que las unía pudiera deslizar de la unión. La unión era tan sencilla como meter un tubo dentro de otro tubo de más diámetro.

De forma que el tubo se soltó. Y en vez de sujetar el tubo al toldo, empezó a ser el toldo el que sujetaba al tubo. Cuando saqué la primera foto, el toldo era batido por el viento y movía el tubo, haciendo que golpease repetidamente el resto de la estructura.

Estructura tras la acción de viento

Estructura tras la acción de viento

El viento sopla fuerte. Y hace bonitos destrozos…

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 27 diciembre, 2013 en CTE, DB SE-AE, Estructuras, Normativa, Tecnología y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. El viento no sé, pero al que montó las cubiertas se le ha olvidado algún que otro tornillo de fijación entre las correas y la chapa de cubierta.
    Suerte que parece que las puntas de las chapas si las atornilló bien y parece que el viento no pudo arrancar por completo la chapa de cubierta.

    VOLAREEEEÉ, UOH, UOH, ….
    CANTAREEEÉ, ……

    PÁ HABERSE MATAÓ.

    • A lo mejor no se nota en la foto, pero es un sombrajo textil. No hay chapa.
      Puede ser que el problema esté en el mantenimiento: todo polímero se estropea con el sol. Quizás envejeció algún hilo y se rompió. Al no tirar de todas las cuadernas a la vez, unas se cargaban más de lo previsible. Y así empezaron a doblarse los tubos…
      Es sólo una elucubración…

      A la mañana siguiente fui y entendí (o creo que entendí) que había pasado. Actualizo la entrada…

      • En la zona de Algeciras, en el Pol. de Palmones, el jefe de obra cortó las patillas de los redondos de las placas de anclaje para hacer el montaje de las mismas más fácil y un día de levante con la estructura y la cubierta montada salio volando la nave de cerca de 3000 m2 como una cometa. La suerte fue que toda la chatarra se amontonó sobre una zona de campo.

        Si llega a caer o golpear sobre otros edificios no te cuento la que podía haber liado la gracia del jefe de obra. Luego intentó negar la evidencia diciendo que se habían roto los anclajes, claro está, con un corte limpio de radial en los redondos…

        El viento es un factor muy importante en la estabilidad de una estructura, cerramiento, cubierta,… . Yo he visto de todo, hasta la mala suerte de salir volando un montador encima de una chapa y caer 500 metros más allá de la obra. Los códigos internacionales sugieren que las edificaciones soporte como mínimo un viento de 150 Km/h.

      • Subo más fotos que he hecho hoy. Del sombrajo que está entero porque estaba protegido por el edificio y del que se ha roto.
        Parece que cedió la placa de anclaje, con lo que la distancia entre las puntas de dos cuadernas creció y por eso se pudo soltar el tubo superior…

  2. ¿Y que hacia un montador con viento encima de la cubierta?

    • Era el dueño de una empresa de montaje y por penalizaciones en los plazos e intentar evitar perder el coste de los paneles se jugo la vida. El otro que subió con él estaba en una plataforma elevadora y fue el que contó lo sucedido.

      Una victima más de las presiones que se viven en las obras, donde la potencial ruina hace que la gente se juegue el físico mientras otros estan en las oficinas ajenos a las repercusiones que tienen las estipulaciones leoninas que tienen que firmar para coger trabajos las empresas.

      Se aconseja que a partir de vientos 30 Km/h, se suspendan los trabajos en altura.

  1. Pingback: Cuando el viento sopla | Zigurat Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: