Café para todos

Opium

Opium. “Esclavos” de Daniel Torres

El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad

Coco Chanel

Todos no pueden tenerlo pero tú eres especial porque tienes el dinero suficiente.

La Polla Records

Hace no tanto el café se distribuía en grano. Alguien pensó que molerlo en el punto de consumo era un trabajo inadmisible, y se empezó a distribuir molido. A pesar de que pierde gran parte de su aroma, que es lo importante del café. Un crítico gastronómico decía que comprar el café molido era como comprar champán descorchado. Y sin embargo el café en grano casi ha desaparecido de lo puntos de distribución.

Luego alguien pensó que se podía simplificar el proceso de hacerse un café a costa de complicar todas las fases intermedias que hay entre la recolección y el consumo. Y se inventaron las cápsulas de aluminio con café molido dentro para que pudieras consumir café sin tocarlo.

Y siguiendo las enseñanzas de Coco Chanel decidieron que el café, así distribuido, debería dejar de ser un producto de consumo para todos, y convertirse (o parecer) un producto de lujo, que te haría sentir como una estrella.

Y empezaron a aparecer las máquinas del café en cápsulas en las oficinas, donde el tiempo es oro, en las casas acomodadas, donde hay más oro que tiempo, en las no tan acomodadas, en las cocinas de los parados y de los jubilados, donde hay todo el tiempo del mundo pero poco oro.

El precio del café en cápsulas era mayor. Quienes habían picado el anzuelo te (o se) intentaban convencer: es más caro pero, como se tira mucho menos, ahorras. Y nadie se paró a comparar: Los que tomaban café en cápsulas no miraban los precios del otro café, y los que seguíamos con nuestras cafeteras italianas, no parábamos en las estanterías del café en cápsulas.

Qué lejos ha quedado el criterio de Carmen Maura, que ahorrando tacita a tacita disfrutaba de otra manera de su dinero:

Ahí va la comparativa, poco ambiciosa: Entro en una web de unos grandes almacenes y saco los precios por kilos de las diferentes alternativas, ordenadas por categorías (omitiendo los descafeinados, y todas las opciones que repiten el mismo fabricante con el mismo peso al mismo precio):

cafeSe puede ver claramente cómo los cafés molidos y en grano están por debajo de los 15€/kg y los monodosis llegan a valores de hasta 47€/kg.

Si comparamos las medianas (el café que tiene el mismo números de cafés más caros que más baratos) con la mediana de la serie más barata (el molido) vemos que son:

  1. Molido: 6,89€/kg (100%)
  2. Grano: 8,95€/kg (130%)
  3. Monodosis: 24,68€/kg (358%)
  4. Solubles: 29,13€/kg (423%)

Hemos olvidado la sabiduría de Carmen Maura y pagamos el cuádruple por un café para sentirnos como estrellas…

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 30 septiembre, 2013 en Mondo bizarro y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: