Descenso en soleras

La soleras, al estar apoyadas sobre la superficie del suelo de relleno mal compactado tras haber excavado para construir el sótano, suelen tener descensos bastante más grandes que el resto del edificio. En previsión de ésto, puedes intentar dejar una junta para que no haya roturas, o intentar engancharlas al resto de la estructura (no siempre es bueno, a veces se rompe más escandalosamente). Es un problema de difícil solución si has dejado pasar la oportunidad de compactar convenientemente el relleno del perímetro.

Pero si algún día pones un raíl para una corredera, apóyalo sobre algo que sepas que no va a bajar:

El ejemplo es la caseta que hay junto al lago de la casa de campo de Madrid.

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 4 septiembre, 2013 en Estructuras, Tecnología y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. vaya… justito hace pocas semanas entregué un informe de patologías que iba sobre el tema…

    pero Pablo, cuando dices “La soleras, al estar apoyadas sobre la superficie del suelo, suelen tener descensos bastante más grandes que el resto del edificio”, algo me llama la atención… yo creo que las soleras solo bajan más que el edificio cuando están apoyadas en un relleno malo, deficiente, sin compactar… en fin, una chapuza… especialmente si se trata del relleno de trasdós del muro de contención del sótano.

    … pero si el terreno es “natural” o bien se ha compactado como dictan las normas de la buena praxis (es decir, BIEN)… ¿no será más lógico pensar que la cimentación – al solicitar más al terreno que una pobre solera – asiente más, y así lo haga el edificio?… vamos, digo yo…

    Un saludo!

    f.

    • El edificio que dio origen a esta entrada tiene un sótano. Probablemente el asiento se produce por un relleno mal compactado. Seguro.
      En todos los casos que he visto que la solera se descolgaba, hay sótano. Probablemente se pueda minimizar el riesgo compactando con esmero.

      Investigaré en los perímetros de edificios sin sótano, a ver qué pasa.
      Es cierto que cualquier cimentación trabaja a tensiones más grandes que una solera (que no deja de ser una alfombra de hormigón tendida en el suelo). Pero me cuesta imaginar un edificio que desciende y que a 5cm de su perímetro el suelo no se entera. Si el edificio baja, arrastrará del suelo de su perímetro y por tanto de la solera. ¿no?

      PD: Me alegro de ver a maestros que pasan por aquí

      • Estimado Pablo,

        Podemos enfocar el tema que planteas desde dos puntos de vista, el teórico y la praxis… lo correcto sería empezar por el primero y después refrendar el argumento con el segundo, pero me voy a saltar el rigor a la torera e iré por el camino recto, porque en un reply creo que no hay lugar para todo un buen post de un blog de geotecnia (que me apunto como pendiente para cuando tenga una tarde inspirada).

        La cuestión es ¿en cuantas obras con sótanos cuyos muros se han ejecutado encofrados a dos caras has visto bajar la solera? yo en bastantes; ¿en cuantas cuyo perímetro sea un muro de sótano estricto (hormigonando contra terreno en el intradós) lo has visto? yo en ninguna… no digo que no hayan, solo digo que yo no los he visto.

        ¿quiere decir ello que lo que propones (el “arrastre” del asiento del edificio hacia el perímetro) sea imposible? no digo que lo sea, pero por lo que yo he visto, debe ser realmente extraño,

        ¿porqué? porque de entrada, para que el perímetro sea “arrastrado”, el edificio debería asentar lo bastante como para que en dicho perímetro (en el cual la teoría siempre nos dirá que el asiento será inferior) se note el efecto, y bien sabemos que una cosa es un asiento de cálculo de 5 cm, y otra muy diferente que el edificio realmente asiente cinco centímetros (ni tan solo 2.5 cm… las fachadas que tocan las aceras lo demuestran… y no digamos ya las conexiones con las canalizaciones… con un asiento de 5 cm romperían todas.)

        resulta, además, mecánicamente inviable (creo que no es necesaria una argumentación de cálculo) que el edificio que “arrastra” el terreno siempre asentará más que el terreno bajo la solera que se apoya sobre el trasdós del muro…

        por un lado, el “arrastre” en cuestión se deberá tal vez a que el rozamiento lateral de los muros contra el terreno (muros que descenderán por el asiento del edificio) ejerza una cizalla tal que induzca una deformación en el suelo bajo la solera…

        por otro lado, tal vez la tensión de la zapata en el terreno induzca en el perímetro cierto asiento; a este respecto recordemos (aunque sea de perogrullo) que el (famoso) bulbo de presiones de la zapata afecta únicamente al terreno bajo la cimentación, no por encima, y que la sobrecarga inducida por la zapata provoca la mayor deformación debajo de la zapata, y mucha menos (y que rápidamente se reduce) en su perímetro; por lo tanto, el perímetro asentará también menos por este mecanismo que la propia zapata.

        voy acabando… y disculpad por mi incapacidad de resumir

        … se aduce siempre que compactar los trasdoses es misión imposible porque no hay sitio. Disiento. Es solo falta de previsión; por un lado, siempre se intenta excavar lo mínimo el perímetro para ahorrar todo lo que se pueda en el movimiento de tierras; de otro, se dice que el talud del trasdós es muy inclinado y no ofrece seguridad a trabajos en el pie del mismo, cuando generalmente se ejecuta el talud con una pendiente muy superior a la que determina el proyecto (si el proyecto se ha preocupado de la estabilidad de los taludes, por supuesto)

        el muro encofrado a dos caras se ejecuta por alzados de una planta; teniendo un resguardo entre el muro y el talud de tan solo 1 m en la parte inferior, resulta la cosa más sencilla del mundo rellenar por tongadas y compactar; en tal caso, la última excusa que se pone es que el muro no está todavía apuntalado por los forjados, y que por lo tanto no puede recibir empujes… baladí, por supuesto, solo hay que hacer un apuntalamiento provisional

        en fin… como siempre, se pueden hacer las cosas bien (todos sabemos cómo), o se pueden hacer de otras maneras… y cuando se hacen de otras maneras nos encargan unos estudios de patologías que son lo más agradecido de esta profesión ¿no te parece?

        saludos

        frankie

      • voy acabando… y disculpad por mi incapacidad de resumir

        No lo disculpo. Lo agradezco. Has convertido una entrada facilona con dos fotos que tomé como turista en la casa de campo de Madrid en algo con mucho más interés…

        Compactar en el trasdós es un problema de voluntad. Si se pone la excusa de que el forjado no está construido aún, no es necesario pagar un apuntalamiento provisional. Basta con saber esperar a que se ejecute el forjado de planta baja…

        Me quedo a la espera de tu tarde inspirada 😉

  2. lamento no poder corregir el post una vez está colgado; hay algunos errores y algunas expresiones que se prestan a confunsión,

    muro, por supuesto, no se acentúa

    cuando digo “el edificio que “arrastra” el terreno siempre asentará más que el terreno”, obviamente me refiero al terreno bajo la solera que se apoya sobre el trasdós del muro

    y

    cuando digo “por lo tanto, el perímetro asentará también también por este mecanismo que la propia zapata.” quiero decir que el perímetro asentará también MENOS por ese mecanismo que la propia zapata.

    sorry

    f.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: