Sugerente Atocha

El principito

A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar:”¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle. Si les decimos a las personas mayores: “He visto una casa preciosa de ladrillo rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado”, jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles: “He visto una casa que vale cien mil francos”. Entonces exclaman entusiasmados: “¡Oh, qué preciosa es!”

Antoine de Saint-Exupery en “El principito”

Me paso la vida hablando de números. De las estructuras que calculo, de los cálculos que hago, de kilos de acero, de flechas, de resistencias, y demás características cuantificables. Hoy voy a cambiar completamente de tercio, para hablar de uno de los trabajos en los que colaboré, de uno de mis hijos favoritos, pero sin números. Sólo es un pretexto. Va entrada ecléctica, sobre características inmensurables de los lugares, que no hay por donde cogerla:

Está en el centro de Madrid, en la calle Atocha, y éso ya lo convierte en algo algo especial. Porque los centros históricos tienen algo muy singular, que algunos llaman sabor. Otros dicen que es el mestizaje. Como dice mi amigo Fernando, en el centro vivimos juntos moros y cristianos, y el poder no ha conseguido controlarnos, odenándonos, clasificándonos en distintas zonas en función de nuestras rentas. Dice que la tésis es de Manuel Ayllón. Fernando dice éso del centro de Zaragoza y yo digo que en el de Madrid también es así, pero mucho más…

Barrio perfectamente anodino

Barrio perfectamente anodino de Tim Burton

Desde luego, los nuevos crecimientos urbanos son funcionales pero, en general, carecen de alma (En su primera acepción: Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida).

Tim Burton, en Eduardo Manostijeras, recreó lo anodino y aburrido de esos barrios residenciales tan perfectos. Todo inquietantemente perfecto…

Y es que esta entrada va de éso: De los sitios que tienen encanto. De que cada vez quedan menos sitios de ésos, porque cada vez las ciudades, los barrios, los edificios son más anodinos. Los arquitectos deberíamos entonar el mea culpa, pero no somos los únicos responsables. La ciudad crece a imagen y semejanza de la sociedad que la engendra.

Y volviendo al tono cinéfilo que está cogiendo la entrada, quien mejor se mofó de la tristeza de la tan funcional concepción moderna de la arquitectura (o de la vida en general) fue Jaques Tati en “Mi tío“. Debería ser visión obligada en todas las escuelas de arquitectura. Mucho más que “El manantial” la biografía ensalzadora de Frank Lloyd Wright…

La comunidad en la escalera

La escalera de Atocha 14

Vuelvo a Atocha 14: La puerta, el portal, y la escalera tienen un encanto especial. La escalera tiene un ojo bien grande, tres tramos muy anchos, y  mucha capacidad evocadora. No lo digo yo sólo. Alex de la Iglesia se dió cuenta, y la utilizó para el rodaje de todas las ecenas de la escalera en “La Comunidad“. Así que algo debió ver.

Reconozco que cuando conocí esa escalera se había quedado maquillada, tras el rodaje de esa película. Y ese maquillaje hacía más visible su lado tétrico (a lo Delicatessen)…

Enlos sótanos, un hammam

En los sótanos, un hammam

Los sótanos tienen unas bóvedas de ladrillo. Cuando entré, estaba en obras, corría el agua por el suelo y apenas podíamos ver dónde pisábamos. El fresco, a pesar de ser verano, y olor a humedad daban la sensación de estar en unas catacumbas, a punto de descubrir algo grande. Me sentí como uno de los Goonies, o como Indiana Jones. O, mejor, con la inquietud de la rubia de “el templo maldito” cuando pisaba algo irreconocible que decía “es como pan tostado“.

Alguien vió ese potencial y montó un hammam ahí abajo. Se reformó, se adecentó y, otra vez a pesar del maquillaje de parque temático, se puede ver un lugar con muchas cualidades para evocar. Pequeña reflexión sobre las caretas:

“¿Qué miráis vosotros? No sois más que una pandilla de cretinos. ¿Y sabéis por qué? Porque no tenéis huevos para ser lo que quisiérais ser, necesitáis personas como yo para poder señalarlas con el dedo y decir: Ése es el malo, y eso… ¿En qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos? No sois buenos… Simplemente sabéis esconderos… sabéis mentir. Yo no tengo ese problema, yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento…”

El precio del poder de Brian De Palma

Vivienda en Atocha 14

En el resto de pisos, hay viviendas. Pero la altura entre suelo y techo no es la estándar, son mucho más altos que lo que habitualmente se construye ahora. Y de repente, tienes la sensación de estar menguando. Los adultos parecen niños, corriendo por la casa de sus abuelos.

Esta cualidad crece, cuando en la propuesta de Aurelie Beriot y Miguel Bernardini empiezan a aparecer altillos metálicos, y el habitante vuelve a ser el niño que jugaba debajo de la mesa imaginando que era cualquier otra cosa, o que montaba auténticos castillos inexpugnables en una simple litera.

Se deja la estructura existente vista, no se pretende competir con la naturaleza del edificio, pero tampoco se mimetiza la reforma, al estilo parque temático. La estrategia de decir la verdad (incluso cuando mienten) hace que este edificio sea uno de mis hijos favoritos (tengo más).

Y subiendo las escaleras llegamos al taller de artista. Una especie de palacio de cristal que ha aterrizado en un tejado del centro de la ciudad para ser el lugar de trabajo de un artista. Con ésto ya lo tiene todo ganado para ser un sitio muy sugerente.

Pero mejor, que os lo cuente Miguel:

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 27 mayo, 2013 en Mondo bizarro y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: