Archivos Mensuales: mayo 2012

Agua y corrosión en acero

Marquesina de aparcamiento

Never pet a burning dog.

Max Skinner

Hay ciertos consejos tan obvios que parece que no tiene sentido ofrecerlos. Por ejemplo:

Evita que el agua entre en los tubos de una estructura tubular.
Si no lo evitas, y entra, toma medidas para vuelva a salir.

¿Obvio? No lo creo. Lee el resto de esta entrada

Reducción de sobrecargas

Cualquiera sabe que si tiras una moneda al aire puede salir cara. Si la tiras dos veces, puede salir cara dos veces, aunque parece más difícil. Si la tiras cien veces sería muy raro que salieran cien caras. La probabilidad es así, cuantos más sucesos independientes tengas, más difícil será que ocurran todos a la vez (o que no ocurra ninguno).

En el cálculo de estructuras jugamos a cara o cruz. La probabilidad de que una pequeña zona esté cargada con la sobrecarga de uso que utilizamos en el cálculo será la que sea. Pero la probabilidad de que todo el edificio edificio esté así de cargado es mucho menor. Y de ahí surge el artículo 3.1.2 del CTE DB SE-AE:

  1. Para el dimensionado de los elementos portantes horizontales (vigas, nervios de forjados, etc.), y de sus elementos de enlace (ménsulas, ábacos, etc.), la suma de las sobrecargas de una misma categoría de uso que actúen sobre él, puede reducirse multiplicándola por el coeficiente de la Tabla 3.2, para las categorías de uso A, B, C y D.
  2. Para el dimensionado de un elemento vertical (pilar, muro), la suma de las sobrecargas de un mismo uso que graviten sobre él, puede reducirse multiplicándola por el coeficiente de la Tabla 3.2, para las categorías de uso A, B, C y D.
  3. Los coeficientes de reducción anteriores podrán aplicarse simultáneamente en un elemento vertical cuando las plantas situadas por encima de dicho elemento estén destinadas al mismo uso y siempre que correspondan a diferentes usuarios, lo que se hará constar en la memoria del proyecto y en las instrucciones de uso y mantenimiento. En el caso de 1 ó 2 plantas, se puede aplicar la reducción por superficie tributaria a los elementos verticales.

Si lo has leído y piensas que está todo claro, es porque no te has puesto a pensar cómo deberías aplicarlo a un caso concreto. Si te paras a pensar te surgirán un montón de dudas: Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: