Apariencia, limitaciones de flecha y pescadillas que se muerden la cola

– Quisiera formar sociedad con el vecino de abajo
– Ese no tiene trabajo, no te fíes Sebastián
– ¿Por qué no trabaja?
– Porque no lo cogen
– ¿Por qué no lo cogen?
– Porque esta fichado
– ¿Por qué lo ficharon?
– Porque estuvo preso
– ¿Por qué lo metieron, titi?
– Porque roba mucho
– ¿Por qué roba tanto?
– Porque no trabaja
– Eso mismo fue lo que yo le pregunté: ¿Por qué no trabaja?

La mandrágora

La pescadilla que se muerde la cola es la representación gráfica más habitual de la petición de principio (falacia que ocurre cuando la proposición a ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas).

Aunque prefiero el grabado de Escher en el que un molino funciona gracias a una cascada que se alimenta del agua que acaba de perder altura al empujar a ese mismo molino.

Veamos un ejemplo de petición de principio en las limitaciones de flecha del CTE:

El CTE DB SE propone una serie de limitaciones a la deformación de las estructuras. Entre ellas, hay una que sigue criterios de apariencia:

4.3.3.1 Flechas

3. Cuando se considere la apariencia de la obra, se admite que la estructura horizontal de un piso o cubierta es suficientemente rígida si, para cualquiera de sus piezas, ante cualquier combinación de acciones casi permanente, la flecha relativa es menor que 1/300.

Pero no aparece por ningún sitio la definición de apariencia. Lógico, las normas técnicas no se recrean en lo inmensurable. ¿El CTE se preocupa por que los edificios sean bonitos? No lo creo.

¿Por qué limitar las flechas? ¿Qué es apariencia?

Busco en la EN 1990:2002, fuente de inspiración de este DB, y en el artículo 3.4 leo:

el término “apariencia” se refiere a criterios tales como el de flecha excesiva y fisuración extendida más que a la estética

Es decir, que la flecha no debe ser excesiva para mantener la apariencia, que no es otra cosa que la ausencia de flechas excesivas: La flecha no debe ser excesiva para no ser excesiva.

Eso mismo fue lo que yo le pregunté: ¿Para qué limitar las flechas?


Actualización de 20 de febrero de 2012

Me preguntan qué pasaría si tomamos el sentido de apariencia que la Real Academia de la Lengua le da a esa palabra:

apariencia.

(Del lat.apparentĭa).

1. f. Aspecto o parecer exterior de alguien o algo.

2. f. Verosimilitud, probabilidad.

3. f. Cosa que parece y no es.

4. f. En el teatro, escena pintada sobre lienzo o representada con actores y muñecos, oculta por una cortina que se descorre en cierto momento de la representación.

Pues en tal caso, al ser un aspecto exterior, o lo que parece y no es, las estructuras podrían deformarse hasta cualquier valor, siempre y cuando el falso techo, los suelos técnicos, y cualquier tipo de revestimiento nos ocultase esta estructura deformada y nos presentase un edifico de geometría perfecta. Eso es aparentar

Todas las comprobaciones cuyo criterio es la apariencia tendrían que hacerse para la deformación de la estructura tras haberla envuelto en todos estos sistemas constructivos que la ocultan.


Actualización de 8 de marzo de 2012:

Se lo he mandado al ministerio. Ya os contaré.

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 6 febrero, 2012 en CTE, DB SE, Normativa y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. También podría entenderse así: “3. En la fase de proyecto/cálculo en que pase a considerarse la apariencia de la obra (…)”

  2. Hola, yo creo que es antiestética la flecha excesiva. Además, da sensación de inseguridad. Recuerda a los techos de edificios en ruinas del casco viejo de una ciudad. ¿no creen?.

    Cierto es que si la estructura no se va a ver por los cerramientos, falsos techos, etc… ¿Por qué considerarlo?

    Por otro lado, considerar que un falso techo va a estar ahí colocado durante toda la vida útil de la estructura… quizás sea mucho suponer!

    • Todo lo estético tiene que ver con lo establecido culturalmente. Es cuestión de acostumbrar al usuario a que la flecha visible no se vea como algo feo, si no como sinónimo de una estructura ajustada en precio 😉

      La contradicción está servida: Si seguimos el criterio del eurocódigo, la flecha no debe ser grande para ser pequeña.
      Y si seguimos el criterio de la RAE no podemos entender que entre los requisitos básicos del CTE estén cosas tan inconmensurables como la apariencia.

  1. Pingback: Seriedad, tipografía y normativa 2.0, el caso de Carreteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: