Obligatorio, opcional y prohibido

Coco

Coco lo hubiera explicado mucho mejor

Ya he comentado la curiosa contradicción que hay en el CTE. Se puede resumir mucho en tres afirmaciones, que no pueden ser todas ciertas a la vez:

  1. Toda norma obligatoria debe ser pública. Lo dice la constitución española, y la ley del régimen jurídico de la administración del estado.  Y nadie lo pone en duda.
  2. Las normas UNE tienen derechos de autor, que gestiona AENOR. No son públicas, no se pueden fotocopiar, o distribuir sin el consentimiento de AENOR. Si alguien lo olvida, AENOR se esfuerza en recordarlo.
  3. Las normas UNE son obligatorias, porque así lo dice el CTE. Ésta es la afirmación que sí se pone constantemente en duda, y que da origen a este artículo.

Me gustaría explicar aquí qué es obligatorio, y en qué se diferencia de lo opcional y de lo prohibido. Pido disculpas si la explicación parece para preescolares, pero me gustaría que quedase meridianamente claro.

Opcional y Obligatorio

Es obligatorio todo aquello que no se puede evitar. Y es opcional todo aquello que sí se puede evitar. Para que algo sea opcional es necesario que existan otras opciones. Me explico con un ejemplo:

Supongamos un pueblo amurallado con cuatro puertas. Para entrar o salir del pueblo se puede utilizar cualquier de las cuatro puertas. Cada una de ellas es opcional; se puede usar, o no usar, ya que siempre se puede optar por otra…

Supongamos ahora que el pueblo tiene sólo una puerta. Es un sarcasmo decir que es opcional. Si necesitas entrar o salir, estás obligado a utilizarla. No es raro que se pretenda ocultar la obligación con una elección incorrecta del verbo:

los ciudadanos que necesitan salir, lo pueden hacer por esta puerta

en vez dela frase correcta:

los ciudadanos que necesitan salir, lo deben hacer por esta puerta”

Un ejemplo en el CTE

Los documentos básicos están plagados de ejemplos de ésto. Remiten al uso de una norma UNE, y solo una, como si fuera opcional. Si no hay alternativa, el técnico quedará obligado a emplearla. Veamos un ejemplo del DB SE-AE, en el anejo D, que trata de la acción de viento:

Se permite el empleo de las tablas de coeficientes de presión de la norma EN 1991-1-4, tanto para las formas canónicas no incluidas en este Documento Básico como para los coeficientes globales de fuerza de las que sí están incluidas.

Con algo tan bondadoso como “se permite” se está suavizando el hecho de que, para toda obra con formas canónicas no incluidas en el documento básico, es obligatorio recurrir al a EN 1991-1-4. No hay otra opción. Aunque la prosa sea tan suave, solo se permite esa opción: Es obligatorio. Y no estamos hablando de casos excepcionales: Algo tan sencillo como un muro exento (una tapia) no está contenido en el documento básico.

Y como este ejemplo, muchos más, en los que el verbo sugiere que se puede escoger, pero la falta de alternativas lo convierte en obligatorio. Otro día os preparo un listado exhaustivo.

En otros casos, se usa sin reparo el verbo que obliga (“deberán“). Y obliga a tener en cuenta las normas a las que remite (Artículo 3.2.b de la parte I del CTE):

b) unos procedimientos cuya utilización acredita el cumplimiento de aquellas exigencias básicas, concretados en forma de métodos de verificación o soluciones sancionadas por la práctica. También podrán contener remisión o referencia a instrucciones, reglamentos u otras normas técnicas a los efectos de especificación y control de los materiales, métodos de ensayo y datos o procedimientos de cálculo, que deberán ser tenidos en cuenta en la redacción del proyecto del edificio y su construcción.

Habrá quien replique que ese punto se refiere a los documentos básicos y que éstos no son obligatorios, ya que el CTE es prestacional, y te puedes salir de los documentos básicos (artículo 5.1.3 de la parte I):

Para justificar que un edificio cumple las exigencias básicas que se establecen en el CTE podrá optarse por:

a) adoptar soluciones técnicas basadas en los DB, cuya aplicación en el proyecto, en la ejecución de la obra o en el mantenimiento y conservación del edificio, es suficiente para acreditar el cumplimiento de las exigencias básicas relacionadas con dichos DB; o
b) soluciones alternativas, entendidas como aquéllas que se aparten total o parcialmente de los DB. El proyectista o el director de obra pueden, bajo su responsabilidad y previa conformidad del promotor, adoptar soluciones alternativas, siempre que justifiquen documentalmente que el edificio proyectado cumple las exigencias básicas del CTE porque sus prestaciones son, al menos, equivalentes a los que se obtendrían por la aplicación de los DB.

Pero ésto es muy discutible:

La norma como límite

Una norma debe marcar esa fina línea que separa lo que está bien (lo permitido) de lo que está mal (lo prohibido).

Una norma técnica mal concebida permitiría un número muy limitado de soluciones, que se saben válidas, y prohibiría todas las demás. Acorde con una filosofía autoritaria sería un auténtico freno al desarrollo: Para qué buscar soluciones más eficaces si todo lo no contemplado en la norma está prohibido.

Y por éso se intenta que las normas sean prestacionales: Definen una serie de requerimientos que debe cumplir cualquier solución y, si acaso, propone alguna solución que se sabe que cumple (algún método simplificado, recogido en un documento básico). Pero siempre deja abierta la puerta al ingenio, ya que no prohíbe nada, sólo prescribe lo que debe exigir a cualquier solución.

Tiene que ser clara la separación entre exigencias (lo que es obligatorio) y métodos (una forma simplificada de garantizar que se cumplen las exigencias, pero nunca la única forma de justificarlo)

El CTE dice ser prestacional. Pero no basta con decirlo para serlo.

Las exigencias básicas de una estructura son claras, aunque el límite entre lo que cumple y lo que no cumple no está claramente definido:

10.1. Exigencia básica SE 1: Resistencia y estabilidad
La resistencia y la estabilidad serán las adecuadas para que no se generen riesgos indebidos, de forma que se mantenga la resistencia y la estabilidad frente a las acciones e influencias previsibles durante las fases de construcción y usos previstos de los edificios, y que un evento extraordinario no produzca consecuencias desproporcionadas respecto a la causa original y se facilite el mantenimiento previsto.
10.2. Exigencia básica SE 2: Aptitud al servicio
La aptitud al servicio será conforme con el uso previsto del edificio, de forma que no se produzcan deformaciones inadmisibles, se limite a un nivel aceptable la probabilidad de un comportamiento dinámico inadmisible y no se produzcan degradaciones o anomalías inadmisibles.

Resumiendo: Que las estructuras estén bien, que no se rompan y que no se deformen demasiado. Vaya, Si no llega a ser por este párrafo quizás se podría diseñar un edificio de resistencia insuficiente, y con deformaciones inadmisibles. Menos mal que el CTE aclara este punto. Pero falta aclarar cómo de adecuadas deben ser la resistencia y estabilidad, y cuándo una deformación es inadmisible.

Es que un poco antes se avisa: En los DB se definen los límites

El proyectista o el director de obra pueden, bajo su responsabilidad y previa conformidad del promotor, adoptar soluciones alternativas, siempre que justifiquen documentalmente que el edificio proyectado cumple las exigencias básicas del CTE porque sus prestaciones son, al menos, equivalentes a los que se obtendrían por la aplicación de los DB.

Dice que los DB no son obligatorios. Que puedes hacerlo de otra manera, siempre que las prestaciones sean, al menos, equivalente al que hubieras obtenido aplicando el DB. No se ha sabido (o no se ha querido) separar las exigencias de los métodos simplificados para justificarlas.

Los DB definen el límite entre lo que cumple y lo que no cumple; por tanto son esa línea que separa el bien del mal. Son lo que se debe cumplir, son obligatorios aunque se diga que no son obligatorios.

Y cada vez que ofrecen la posibilidad de usar una norma UNE (y solo ofrecen esa posibilidad) están convirtiendo, por falta de opciones, en obligatoria esa UNE. Se hace de forma vergonzante con verbos suaves (se permite, se puede) desde unos documentos que dicen no ser obligatorios porque se puede optar por soluciones alternativas (pero lo son porque definen los límites admisibles) y se está creando un negocio muy lucrativo…

Anuncios

Acerca de Pablo Nieto Cabezas

Arquitecto

Publicado el 5 septiembre, 2011 en CTE, Eurocódigos, Normativa, UNE-EN 1991-1-4 y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Gran entrada Pablo. Claro y cristalino, aunque ya has tratado el tema, y suena a Barrio Sésamo por lo evidente, no deja de ser algo sangrante.

    Esperemos que lo entienda quién esté a cargo de la normativa.

    Un abrazo.

    • Gracias. Al final descarté la imagen de coco, para ilustrar el artículo. Pero fue una fuente de inspiración: Quise que las diferencias entre obligatorio y opcional quedaran tan claras como los conceptos de arriba y abajo explicados por coco…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: